5 tips para lograr un equipo exitoso | Lideralo

5 pasos para tener un equipo de trabajo de éxito

943932f530efa5f5abb92d9f2936-1452903.jpg!d

Un equipo de trabajo armónico y consolidado es un camino al éxito seguro, aprende algunos tips para tener el mejor dream team

Construir un equipo de trabajo eficiente es una prioridad en cualquier empresa. No siempre es fácil, pues los seres humanos somos complejos y muchas veces impredecibles. A pesar de eso, hay métodos para construir un equipo armónico y exitoso. Y digo armónico primero, porque si no generas un clima laboral positivo, no hay talento que valga para que los resultados sean lo que estás esperando.

Antes de poder seleccionar tu equipo de trabajo, eso si puedes hacerlo y no te corresponde trabajar con un equipo ya constituido, debes comenzar por definir primero tus necesidades, en función de ello, establecer el perfil ideal para seleccionar a cada una de las personas que pueden llevar a puerto seguro tu proyecto y tu empresa.

Debes visualizar la responsabilidad de tu equipo de manera integral. Construir además una sinergia necesaria que motorice todo el trabajo a realizar.

1.    Conviértete en líder

Un líder puede construirse. Lo primero que debes hacer es convencerte tú mismo de que lo eres. Sabes que tienes todo el potencial y la energía para hacerlo, que no necesitas que te lo recuerde, porque estás consciente de que eres una persona con capacidad para dirigir, organizar e impulsar el éxito en tu equipo detrabajo.

Sé un motivador, llénate de un espíritu amable y cordial, pero recuerda que tú eres el jefe. No tienes que ser un tirano, tienes que ser alguien que ellos quieran seguir, porque tu actitud y conocimiento les brinda seguridad. Y esa es una clave fundamental para que un equipo crezca y consiga resultados extraordinarios.

La motivación y la confianza son esenciales en la consolidación de un equipo de trabajo. Por eso debes tomar nota de las potencialidades de cada uno de los miembros y sacar el mejor provecho de cada uno de ellos. También debes aprendera identificar aquellos que pueden complementar las fortalezas de otros o mejorar las debilidades. De esta manera, armonizas el rendimiento y creas un espíritu de trabajo mancomunado.

Un líder ve a su equipo de trabajo como un cuerpo. Cada parte tiene su función específica, pero todas son necesarias para que el cuerpo esté sano y en perfecto funcionamiento. Un dolor en un dedo, puede afectar el orden de todo tu cuerpo, lo mismo en tu equipo de trabajo. Cada persona que lo compone es como una parte de ese cuerpo, su funcionamiento es importante para el bienestar de todo el organismo. Por eso debes aprender a identificar las fallas puntuales y corregirlas como si se tratara de algún síntoma.

2.    Atiende el síntoma

Un síntoma en el organismo es la manifestación física de una falla en algún punto del sistema. Cuando tu equipo presenta problemas en un punto específico, debes atenderlo de inmediato sin que el problema evolucione y desestabilice al resto. Aprende a determinar las amenazas a la prosecución de tus objetivos, focaliza y corrige a tiempo. Un problema menor que no atiendas, se puede convertir en una avalancha. Hazlo con el mejor sentimiento en tu corazón, sin soberbia, sin recelo, sin malestar, porque corregir un error focal, es un aprendizaje para todo el equipo.

3.    Delega

Hay personas que tienen serios problemas para delegar sus funciones o tareas. Eso solo refleja algo: miedo. Y el miedo es uno de los peores enemigos de un líder. Creer que tú tienes que resolver todo, porque no hay nadie más que tú que pueda hacerlo, es, por una parte una gran mentira, por otra es un acto de soberbia y además un miedo profundo a que alguien más haga tu trabajo. Delegar es un indicador de que eres alguien que sabes gerenciar y dirigir un equipo de muy buena manera.

4.    Invierte en formación

Ya sea para ti o para los miembros de tu equipo, es necesario realizar inversiones en formación que aumente el caudal de conocimiento sobre las áreas de saber que corresponden al proyecto o al objetivo planteado para ese equipo y su posterior desarrollo.

5.    Agradece

Los seres humanos también necesitamos la gratificación. No se trata del sueldo que puedan ganar las personas que trabajan contigo, que es importante, por supuesto, sino que hay mucho más allá en el horizonte laboral. Reconoce a tu equipo y a cada persona que lo conforma de acuerdo vayan alcanzando metas y superando problemas. Destaca la capacidad de quien resuelva problemas cotidianos y hazlo saber.

SHARE THIS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO