Consejos para eliminar de tu vida las creencias limitantes

career_road_away_way_of_life_success_road_sign_traffic_sign_rise-929457.jpg!d

Los seres humanos tenemos la tendencia a sabotear nuestra propia felicidad y construir formas de actuar que nos alejan de nuestras metas

El camino al éxito puede no ser fácil para muchas personas, ya sea porque hay factores externos que hacen que las cosas sean adversas, como la economía global o de un país, desestabilización social, factores personales y un largo etcétera que convertiría este artículo en una verdadera letanía de factores que pueden perturbar el logro de tus metas.

Pero hay factores que están muy intricados en nosotros mismos y que se convierten en verdaderos saboteadores de nuestro logro. Muchos de ellos son fáciles de erradicar de nuestra vida, pero hay otros que sin duda nos cuesta más modificar o eliminar.

Como seres humanos, formamos parte de una condición sistémica que casi siempre obviamos. Eso quiere decir que en nuestra vida una cosa afecta a la otra. Esta es la razón por la que en la Programación Neuro Lingüística se pone tanto énfasis en lo que decimos, pues el sistema de creencias que adoptamos es fundamental para el desarrollo de nuestra vida.

En otras palabras, somos lo que creemos. Nuestras creencias nos llevan a actuar según lo que profesamos. De esta manera, es muy importante que cuando nos disponemos a cambiar la manera en la que nos hemos venido desenvolviendo y queremos construir un modo distinto de hacer las cosas, tenemos que empezar a modificar la forma en que nos expresamos para poder actuar distinto.

La palabra es creadora

La importancia de la palabra como acto de creación es fundamental. En textos antiguos como el Génisis de la Biblia, ya encontramos referencias directas sobre eso: “El verbo se hizo carne”, es decir, la palabra es un acto fecundador. En el psicoanálisis, para Freud y Lacán, la palabra es un acto terapéutico, porque aquello que no se dice, se convierte en una expresión psicopatológica o en un problema que no se resuelve. Esto, porque el subconsciente se encarga de hacerlo manifiesto.

Esto es justamente lo que nos lleva a lo que queremos expresar en este artículo. Uno de los objetivos clave de la PNL es lograr que puedas cambiar tus creencias limitantes y desarrollar todo el poder que tienes para alcanzar todo lo que sueñas.

No nos damos cuenta, pero cada vez que hablamos, programamos nuestros cuerpos y nuestra vida con unos comandos que se convierten en hechos.

Veamos de qué va esto. Si una persona tiene un problema de salud, suele decir «yo no quiero estar enferma», de inmediato su cerebro puede desconocer el carácter de negación de esta frase y asumirla como un hecho, porque el cerebro no distingue que se trate de una negación. Ya al decirlo se ha producido un acto de asociación y todo tu sistema comienza a concentrarse en la «enfermedad» y esta se manifiesta más. Lo correcto hubiese sido decir «soy una persona saludable». Así, la palabra “enfermedad” no entra en acción y no ponemos la atención en ella.

¿Cómo lo corrijo?

Muchas otras palabras que decimos cotidianamente forman parte de una programación que vamos dictaminando a nuestro organismo y nuestra vida, es decir, a nuestro sistema.

Eso nos lleva a definir que somos personas en constante aprendizaje y que vamos modelando nuestra vida de acuerdo a lo que decimos y hacemos. Si todo lo que has creado en tu vida te ha llevado al punto en el que hoy te encuentras, pues a partir de ahora puedes transformar, modificar, reconducir todo hacia la consecución más efectiva de tus objetivos. Es decir, nunca es tarde para corregirlo. Se requiere, sobre todo, voluntad.

Elimina de tu discurso las frases que determinan las creencias limitantes

Estas creencias vienen determinadas por expresiones como “no puedo”, “soy incapaz”, “no es para mí”, “por qué a mí”, “es muy difícil”, etc.

El secreto es cambiar la forma del tiempo verbal, hacerlo en presente y de manera positiva y afirmativa. El cerebro y el universo se mueven en solo tiempo verbal: el ahora. Si dices “yo quiero ser tal cosa”, tu mente reconoce que ese “deseo” tuyo está siempre en un futuro. Está muy bien querer proyectarse en el futuro, de hecho, es necesario vernos en lo que queremos ser, para poder planificar y alcanzar las metas, pero tenemos que empezar a sentir que somos lo que deseamos y no quedarnos siempre en el estadio del deseo.

Sigue estos otros consejos para erradicar las creencias que te limitan:

  1. Piensa siempre que todo lo que quieres lograr está bajo tu control.
  2. Imagina que ya tu objetivo ha sido alcanzado y visualízate disfrutándolo.
  3. Mantén una actitud positiva sobre tu objetivo.
  4. Planifica tus pasos, eso te dará seguridad y confianza en tus capacidades.
  5. Transforma toda expresión negativa en algo positivo, al principio no será fácil, pero procura tomar conciencia de tus palabras.
SHARE THIS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO