Descubre la magia de la persuasión

lecture_lecturer_man_profession_work_imagine_commitment_world_of_work-976359.jpg!d

La persuasión es un arte que se aprende mediante técnicas que te enseñan cómo desarrollar una comunicación efectiva


En numerosas ocasiones me ha tocado la tarea de dirigir grupos de trabajo o de interés en actividades diversas. Cada grupo tiene una heterogeneidad que hace complicada la relación entre sus miembros. Así como, por supuesto, su relación con el líder. En mi caso, me ha tocado lidiar con personas que han sido muy conflictivas y he tenido la suerte de tener a mi lado siempre una mayoría que se alinea con los objetivos comunes, alcanzando las metas que nos planteamos.

Considerando esto, debemos tener en cuenta esa condición heterogénea de los grupos humanos. Creo que uno de los más grandes errores que cometen muchos líderes es justamente su incapacidad para discriminar eso. Cuando uno toma conciencia del potencial que tiene cada persona, aprende a influir en ellos de manera que se logre crear una sinergia y el equipo adquiere una sintonía con principios de motivación al logro.

El hechizo de comunicar correctamente

La persuasión es un arte que se expresa a través de un don muy especial. Seguro piensas que entonces estoy hablando de un selecto grupo de personas que tienen el don de persuadir, pues si lo pensaste, estás equivocado. Cuando hablo de don muy especial, me refiero al don de la comunicación. Ninguna otra especie como la humana tiene un sistema tan complejo de comunicación y es un don que nos diferencia de cualquier otra. Y no es que no la tengan, porque lingüistas como Karl von Frisch han estudiado incluso un extraordinario sistema de comunicación de las abejas, pero el lenguaje es una facultad exclusiva de los humanos.

La forma en que nos comunicamos es la clave de la persuasión. Por eso, cuando queremos influir en un grupo de personas o en una persona debemos tener en cuenta varios aspectos que pueden hacer que nuestro objetivo se cumpla.

El respeto

Un verdadero líder o influencer debe ante todo inspirar respeto. Si no eres una persona que la gente siente que debe respetar, mucho menos será alguien a quien pueda seguir. Entonces, la primera norma que debes imponerte es respetar al resto de las personas. Hay influenciadores que se parcializan de una manera errónea y terminan entonces generando empatía por un sector de la sociedad, pero al mismo tiempo pueden generar excesivo rechazo por aquellos a los que ataca. Mi mejor consejo es que valores la diferencia de cada grupo o persona y respetes sus creencias e ideas.

Seguridad y confianza

Esto va de ti. Si no tienes confianza en ti mismo, no podrás demostrar seguridad en lo que transmites. De esa manera, las personas reciben una imagen tuya errónea y tus mensajes pueden verse distorsionados. Cree en ti, cree en lo que dices y haces para que puedas convencer a los otros de que tú tienes la razón. Las personas seguras siempre inspiran a otros, para influir en alguien tienes que demostrar seguridad. Eso genera en el resto de las personas la sensación de que eres un conocedor de lo que estás hablando.

Saber es poder

Cuando pretendas influir en las personas sobre un tema en específico debes dedicarte a conocer bien lo que estás haciendo. El saber es poder. Imagínate que te asignan a un proyecto importante, pero no tienes idea de cómo desarrollarlo y no te dedicas a prepararte para ello. Llegas a tu primera reunión de equipo y no tienes cómo responder inquietudes ni orientar el trabajo. Puede que incluso el grupo tenga más conocimiento sobre el tema que tú. Pues bien, eso no quiere decir que no puedas liderar el equipo. Si conoces el tema a profundidad genial, pero si no es así, estudia primero un poco y luego utiliza dinámicas con el grupo. Esto es clave, porque si haces una reunión y pides a cada quien que te hable de su experiencia sobre el tema y su trabajo. Estás haciendo dos cosas. Estás tomando en cuenta a la persona, al tiempo que te estás informando de cómo trabaja cada quién y qué hace. Eso te da conocimiento y te permitirá definir estrategias de trabajo con cada uno de los miembros de tu equipo.

Pon tus oídos en la boca del otro

Como te decía en el punto anterior, la capacidad para escuchar a los otros te da herramientas para entender a cada uno de tus interlocutores y eso te da pistas de cómo abordarlos. La comunicación es un proceso recíproco, es decir, si una persona pretende influir en otros, pero no genera mecanismos dialógicos, sino que se planta en un monólogo, pues solo logrará convencerse a sí mismo.

El buen humor

Te imaginas que llegas a un restaurante y te atiende un mesero que está visiblemente de mal humor y no tienes idea de qué puedes comer. Pues no estarás cómodo con las sugerencias que una persona así pueda darte. Al contrario, si llegas a un lugar y la persona que te atiende es cordial y te transmite buen humor, su alegría te contagia y estarás mucho más dispuesto a aceptar sus recomendaciones, porque percibes que esa persona quiere hacerte sentir bien. Una persona de buen humor es más confiable.

Sé positivo

Alguien que transmite mensajes positivos tendrá más poder de influencia que quien hace lo contrario. La gente siente más empatía con mensajes que le transmitan optimismo. Un líder exhorta a su equipo motivándolo al logro, haciéndole creer que no importa la magnitud de la tarea, el trabajo en equipo lo hará posible. Has ga sentir que cada uno es valioso y que tiene mucho que aportar.

SHARE THIS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO