El manifiesto del éxito y pensamiento estratégico | Lideralo

La importancia del pensamiento estratégico

chess_chessboard_game_strategy_battle_challenge_hobby_risk-1336186.jpg!d

El Dr. Edmundo Velasco, en un trabajo titulado «El manifiesto del éxito», nos recuerda la importancia del desarrollo del pensamiento estratégico y el aprovechamiento del tiempo

La manera en que las personas se plantan frente a un problema o un proyecto determina sus posibilidades de alcanzar una solución o la consecución de la meta planteada.

Si nos enfrentamos a nuestros desafíos con todo nuestro esquema de creencias limitantes, seguramente tendremos muchas más dificultades para tener éxito en cada una de las empresas que perseguimos, de ahí la importancia de definir estrategias y un eficiente proceso de concepción de nuestros métodos para hacer lo que corresponde para llevar a buen término aquello que nos planteamos.

El Dr. Edmundo Velasco en uno de sus trabajos, titulado «El manifiesto del éxito», destaca la importancia que tiene el desarrollo del pensamiento estratégico para alcanzar lo que se desea. Establece que las personas que lo desarrollan tienen una visión clara de lo que desean y quieren llegar a ser en la vida.

Debido a esta manera de ver las cosas, este tipo de personas pueden ver todas las piezas del rompecabezas que es su vida y realizar un análisis profundo de los pro y contra de cada decisión que deben tomar.

Una visión de largo aliento

Esa visión estratégica permite visualizar las acciones con largo aliento en el tiempo, logrando entonces optimizar los recursos necesarios para poder avanzar sistemáticamente en la obtención de los beneficios esperados.

Lograr tener el control del contexto, de las causas y de las consecuencias de una situación, es la mejor manera para poder tomar las decisiones más acertadas. Esto permite seguir la estrategia adecuada y usar los recursos de la manera más racional posible y de la forma más óptima, como lo hace un verdadero líder.

El Dr. Velasco señala además que «la persona que ha aprendido el pensamiento estratégico, ha eliminado el criterio de oportunidad momentánea», esto le permite discriminar de manera inteligente el uso exclusivo de aquellas herramientas o materiales de superación que le permitan alcanzar los objetivos planteados en su visión.

Esa práctica le permite ahorrar tiempo, dinero y energía en artículos que se venden como fórmulas mágicas, alejando la noción del trabajo motivado al logro, que tanto beneficio ha otorgado para quienes lo han practicado con tesón y esfuerzo.

Táctica o estrategia

No te voy a hablar del famoso poema del escritor uruguayo Mario Benedetti, que se titula de esta misma manera, sino de las diferencias entre el pensamiento táctico y el pensamiento estratégico. Según el Dr. Edmundo Velasco, el pensamiento táctico está vinculado a una visión oportunista de las cosas. Lo cierto es que el pensamiento táctico se refiere al aprovechamiento circunstancial de las oportunidades, mientras que el pensamiento estratégico se centra en una visión mucho más larga. El primero atiende sus necesidades inmediatas, el segundo sabe que la manera en que aprovecha los recursos disponibles, tendrá un efecto de lago plazo y le dará una mayor estabilidad a su proyecto, su negocio, ideas, en general a su vida.

El pensamiento estratégico brinda mejores resultados que el táctico, pues permite ver todas las cosas en su justa dimensión y permite anticipar medidas y soluciones a problemas que aparecen latentes.

La cuestión del tiempo

El pensamiento táctico está limitado a acciones aisladas que no se ponen a servicio de nuestros objetivos de mayor envergadura. Se quedan en la resolución del ahora y se olvidan de lo estratégico. Recuerdo perfectamente a una profesora de la universidad y compañera de trabajo en un proyecto conjunto, que decía que “lo urgente se come lo importante”. Eso pasa de sobra en empresas e instituciones, que terminan entonces trabajando de acuerdo a las contingencias, perdiendo de vista la visión estratégica y el horizonte de objetivos y metas se va diluyendo en la polvareda de lo cotidiano.

Con la PNL la visión se transforma y las prácticas de trabajo se focalizan en las grandes metas que tienes, disminuyendo todos esos distractores que día a día te roban tiempo. En «El Manifiesto del éxito, el doctor Edmundo Velasco comenta que uno de los factores que hace que las personas no logren la cantidad de éxito esperado, es porque no logran aumentar de manera continua el valor de su tiempo. Señala que todo periodo de tiempo tiene su propio valor, por lo cual es fundamental cambiar la visión que tenemos del tiempo y su gestión, ya que esto afectará todo el orden de nuestras vidas.

Finalmente, Velasco nos recuerda que “si usted no toma el control del tiempo en su vida, alguien lo hará por usted”.

SHARE THIS

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJE UN COMENTARIO